.
Un residente sonriente levantando una pequeña mancuerna con ayuda de un fisioterapeuta.

Estrategias para detectar y apoyar la diabetes en los ancianos

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) informan de que hasta el 33% de los adultos de 65 años o más pueden tener diabetes. Esta estadística es doblemente aterradora si se tiene en cuenta que muchos adultos mayores ni siquiera se dan cuenta de que tienen la enfermedad. ¿Por qué es tan alta esta cifra? En general, la población de edad avanzada está en mayor riesgo de desarrollar diabetes porque sus cuerpos han estado expuestos al azúcar durante más tiempo que otras generaciones de personas. Además, las personas mayores corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la diabetes, como hipoglucemia, enfermedades cardíacas e insuficiencia renal.

Si está cuidando a un ser querido que envejece o le preocupa alguien que tiene o puede tener diabetes, es importante entender las causas diabetes en las personas mayoresqué complicaciones hay que tener en cuenta, a dónde acudir en busca de ayuda y cómo prestarla.

Qué es la diabetes 

A grandes rasgos, la diabetes es un trastorno metabólico que altera el modo en que el organismo utiliza la glucosa (azúcar) para obtener energía, crecer y repararse. En una persona que no tiene diabetes, ese proceso está regulado por la insulina, que produce el páncreas. En una persona diabética, el páncreas produce demasiada o muy poca insulina, lo que hace que la glucosa se acumule en la sangre de la persona. Cuando a una persona de cualquier edad se le diagnostica prediabetes, significa que su nivel de azúcar en sangre es alto, pero no lo suficientemente alto como para considerarlo diabético. Aunque la Asociación Americana de la Diabetes (ADA) informa de que más de la mitad de los estadounidenses de 65 años o más tienen prediabetesPara muchas personas es difícil reconocer la diabetes en los ancianos porque no presentan síntomas. Una vez diagnosticada la diabetes, existen dos tipos crónicos de la enfermedad:

Diabetes de tipo 1

Este tipo rara vez se encuentra en adultos mayores y es más común en niños y adultos jóvenes. Esta forma de diabetes es poco frecuente y sólo se produce cuando el propio sistema inmunitario del organismo ataca a las células productoras de insulina. Una persona con diabetes de tipo uno debe administrarse insulina a diario para sobrevivir.

Diabetes de tipo 2

Este diagnóstico significa que el páncreas produce suficiente glucosa, pero por alguna razón, el cuerpo no está utilizando la glucosa de manera eficiente.

Entonces, ¿cuál es la causa más común del aumento de la glucemia en las personas mayores? Los estudios demuestran que el aumento de los niveles de inactividad, así como los efectos de la creciente resistencia a la insulina y el deterioro de la función de los islotes pancreáticos debido al envejecimiento son las principales causas de la diabetes en las personas mayores.

Reconocer la diabetes

Para cuidar a un ser querido de edad avanzada, es fundamental saber cómo afecta la diabetes a los ancianos. Comprender estos signos y síntomas puede suponer una diferencia cualitativa en su vida y en la de sus seres queridos:

  • Sensación de fatiga
  • Aumento de la sed o el hambre
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Orinar con frecuencia
  • Visión borrosa
  • Las heridas se curan más lentamente
  • Confusión
  • Depresión
  • Hormigueo o adormecimiento de las manos o los pies

Muchos de los síntomas de la diabetes en las personas mayores son descartados por los ancianos y sus familiares como meros signos de la edad. Dado que podrían ser indicadores de un problema de salud mayor, es importante hablar con un profesional sanitario de confianza si se experimenta alguno de estos síntomas.

El cuidado de una persona mayor con diabetes

Para los cuidadores, controlar con éxito la diabetes en los ancianos significa tomar parte en la ayuda a la hora de elegir el estilo de vida, las decisiones alimentarias y la gestión de las citas médicas. Desde entender cuál es el nivel normal de azúcar en sangre para las personas mayores hasta reconocer los primeros síntomas de la enfermedad, estos conocimientos pueden suponer una verdadera diferencia para usted y su ser querido. A continuación se ofrecen algunos consejos para ayudar a una persona mayor con diabetes de tipo dos a controlar su enfermedad:

Elige una dieta saludable. Los alimentos bajos en azúcar y ricos en proteínas y fibra son excelentes opciones para controlar la diabetes. La ADA recomienda el libro "Crea tu plato" como recurso para las personas mayores con diabetes tipo dos.

Tenga en cuenta los medicamentos y las citas. Prepare a su ser querido para el éxito creando un programa de medicación y control que se adapte fácilmente a su vida. Las citas con el médico y las pruebas periódicas también serán importantes.

Manténgase activo. Anime a su ser querido a hacer ejercicio de tres a cinco veces por semana; esto ayudará a estabilizar los niveles de glucosa y podría conducir a la pérdida de peso.

Encontrar apoyo

El tratamiento de la diabetes en los ancianos debe basarse en una evaluación de la salud general del individuo. Por ejemplo, los regímenes de medicación deben simplificarse para mejorar el cumplimiento y evitar complicaciones. Por este motivo, es importante seleccionar el equipo de atención y el centro de asistencia adecuados para su ser querido. En los centros de rehabilitación, como NorthlandLos residentes cuentan con el apoyo de profesionales cualificados y son tratados en función de su historial médico y sus preferencias.

Contacto con nosotros hoy para averiguar si Northland Rehabilitación es adecuado para usted o su ser querido.